Tener un Plan de Networking es imprescindible para poder tener éxito, o dejaremos que nuestros proyectos dependan de para donde sople el viento.

Hoy vamos a hablar de Networking  pero desde un punto de vista práctico y desde la propia experiencia. Me refiero a que este post no es fruto de algo que haya leído en otras web y sea un refrito de contenidos, sino que soy Mentor de Networking para profesionales y pequeños empresarios, y es parte de lo que llevo viviendo y experimentando en los 27 años que me llevo dedicando a esta apasionante profesión de conectar personas, formando y ayudando a que se entienda lo que es el verdadero Networking.

En las empresas solemos tener diferentes tipos de planes para desarrollar nuestros proyectos y tratar de llegar con éxito a los objetivos propuestos, por ejemplo el business plan, el plan financiero o el plan comercial entre otros, y no concebimos que se pueda hacer de otra forma ya que se consideran imprescindibles y se entiende que sin ellos estaremos trabajando a la deriva, sin objetivos y sin un mapa por el que poder guiarnos, es decir, sabemos a ciencia cierta que la ausencia de esos planes nos llevará a fracasar o al menos a cometer graves errores que nos costarán tiempo y sobre todo dinero, y en muchos casos nos pueden llevar al fracaso completo del proyecto. Y cuando digo una empresa, puedo decir un emprendimiento, un desarrollo profesional o cualquier proyecto de negocios o personal que planteemos.

Pero… y ¿por qué no nos lo planteamos exactamente igual con el Networking? ¿Por qué no tenemos un Plan de Networking  tanto personal como de empresa?

Pues la respuesta es simple, porque nadie nos ha explicado que esto sea igual de necesario y pensamos que no nos hace falta o lo podemos hacer día a día sin que tenga que estar estructurado. Lo malo es que esto está basado en una premisa falsa y es que el Networking  es hablar con personas y hacer contactos o conseguir tarjetas, y para eso no hace falta ni aprender ni hacer un plan. Pues ya te adelanto que esto está muy lejos de la realidad y te voy a explicar los motivos.

Empecemos definiendo qué es el Networking  porque generalmente se utiliza el término con demasiada amplitud  y por tanto se está denominando por esta palabra a cosas que no lo son.

La palabra Networking  aún no está en el diccionario de la RAE, por lo que tendremos que acudir a definiciones “no académicas”. Según mi punto de vista, y como ya te decía, hablo de que llevo 27 años dedicado a esta disciplina, es la siguiente:

Networking  es el arte de crear, mantener y expandir nuestras redes de contactos, generando relaciones de confianza.

Y en este punto planteo varios conceptos, el primero es que nuestra vida gira alrededor de diferentes tipos de redes de contactos según los círculos de personas con los que nos relacionamos y estos no son estáticos, por tanto se pueden crear según las necesidades que tengamos y expandir cuando lo requiramos, y ahora hablaremos de ello, pero lo más importante es que esos contactos no son suficientes si no generamos una relación con las personas que lo conforman, y el puente que une mi mundo con el mundo de cada persona que conozco es la confianza. Si no hay una relación de confianza, no existe verdadera conexión y de esta forma solo nos une un hilo de humo que se evapora según pasan los minutos.

Por tanto, definamos que es el plan de Networking  del que te hablaba.

 

El Plan de Networking es el mapa que nos lleva hasta unos objetivos concretos en una fecha determinada utilizando las relaciones personales como factor de cohesión y aceleramiento de los procesos

Este plan empieza por definir los objetivos personales y profesionales, ya que podemos tener un plan de Networking  en cada área de nuestra vida, y por supuesto, la empresa o el proyecto puede tener otro diferente o al menos independiente del mío personal.

Una vez que definimos que objetivos queremos lograrcon una fecha exacta para conseguirlos, y en este punto dejo claro que deben ser muy concretos y medibles, hay que trazar el camino a recorrer entre el punto donde nos encontramos y el punto al que queremos llegar, fijando las diferentes metas intermedias – a largo, medio y corto plazo – y detallar qué nos hace falta para avanzar hasta alcanzar cada una de ellas.

Una vez definidas estas metas, la clave es concretar el tipo de personas o perfiles que podrían ayudarnos a acelerar ese proceso. Por poner un ejemplo con el que entenderlo mejor, si nuestro objetivo es vender un producto o servicio especial para las gestorías o asesorías financieras, igual deberemos empezar a relacionarnos con personas que sean propietarios o dirijan una empresa de este tipo, o como alternativa puede que con directivos o personas con mucho peso en ese tipo de empresas, o quizás puede que nos sea conveniente relacionarnos con personas que estén involucradas con este sector y les den algún tipo de servicios como proveedores o tengan sinergias con ellas como socios o aliados, por ejemplo bufetes de abogados entre otros.

Después de haber definido los diferentes perfiles que nos pueden ayudar a acelerar el proceso, deberemos encontrarlos, en un número suficiente para poder desarrollar bien la estrategia, tanto en el mundo online como el mundo presencial, y empezar a conseguir que nos conozcan y nosotros conocerles a ellos. Ese tipo de acercamiento debe ser suave, progresivo, y principalmente orientado a que empiecen a saber de nosotros y de lo que hacemos más que a proponernos rápidamente como alguien que les quiere vender algo. Ya sé que explicado así puede parecer muy complicado pero no lo es, en el Programa de Mentoring que desarrollo para clientes, esto se ve que es mucho más sencillo aunque evidentemente no ocurre de un día para otro. Aquí no puedo explicar el detalle de un proceso que lleva de cuatro a ocho meses si lo haces con un mentor o entre 18 y 24 meses si lo haces tú por tu cuenta, pero al menos puedo explicarte las pautas generales que requiere para que puedas empezar a ponerlo en marcha.

Y aquí viene otro de los puntos importantes ya que la cabra siempre tira al monte y cuando empezamos a relacionarnos con esas personas, nos enfocamos rápidamente en ver cómo les podemos vender algo, ya sea el servicio en sí o el proyecto, con el fin de sacar un rendimiento inmediato de ese nuevo contacto que acabamos de generar. Nos han enseñado a buscar el rendimiento de forma instantánea y ese es un error grave y muy común, ya que no se trata de qué te puedo vender, el Networking es pensar en qué te puedo ayudar, en qué te puedo aportar valor. Solo así podremos generar la relación de la que estamos hablando.

Si yo te aporto valor de alguna forma, y ya te aseguro desde ahora mismo que hay muchas formas de conseguirlo cuando tenemos el enfoque adecuado, tu vinculación conmigo cambia completamente y tu visión sobre mí ya no es la misma. Solo con eso ya me acabo de distinguir del 99% de las personas que conoces, y por tanto se empieza a tender un puente nuevo entre ambos mundos, el tuyo y el mío.

Por supuesto que ese puente no se crea en 5 minutos ni en el primer contacto, pero es que hablamos de un proceso y no de una acción, ypor tanto el retorno del Networking  no es a corto plazo, es un trabajo que da sus frutos a medio y largo plazo, y cuando se hace correctamente, aporta un valor incalculable con un retorno miles de veces mayor que tratar de vender al primer contacto.

Y por este motivo es por lo que hay que desarrollar un plan de Networking, porque todas nuestras acciones de la empresa, de nuestra profesión, de nuestros proyectos deben estar alineadas con ese plan, y si en ese plan detectamos que necesitamos, ahora o en el futuro,  nuevos empleados, socios, proveedores, inversores… ese plan nos ayudará a conseguirlos de forma mucho más eficaz y rápida; si lo que necesitamos es vender a un tipo de perfil de empresas, el plan de Networking  nos ayudará a que nos conozcan y nos apoyen para conseguirlo y en muchos casos sean ellos los que nos compren casi sin tener que tratar de venderles; si lo que necesitamos es aliarnos con empresas de un sector concreto; acceder a determinada información especializada que no está a nuestro alcance; conseguir proveedores más especializados o a mejores precios… en todos los casos siempre es igual, si hay un plan de Networking y eso está incluido, es mucho más sencillo y se logra de forma mucho más natural, y si lo que necesitas no estaba contemplado en el plan original, integrarlo a medio camino es fácil y no tenemos que partir de cero ya que tenemos muchas relaciones a las que poder acceder para conseguirlo.

Cualquier aspecto de la empresa o el emprendimiento pasa por relacionarnos con personas, y precisamente eso es lo que es el Networking, el arte de crear puentes consistentes en el tiempo que unan mi isla con las islas de los demás para poder conseguir avanzar de forma más rápida, sólida y eficaz.

Y cuando explico todo esto, puede parecer que hablo de manipular personas, pero nada más lejos de la realidad, recuerda que he dicho que la clave es generar relaciones de confianza y que el punto más definitorio para ello es enfocarse en aportarle valor, por tanto, no se trata de manipular a nadie sino todo lo contrario, de mejorar sus vidas personales o profesionales de alguna forma y con ello crearimportantes relaciones de confianza.

Esta es una profesión muy divertida y que da unos retornos enormes en diferentes aspectos, por lo que te invito a que disfrutes del Networking  dejando de hacer contactos y generando relaciones, que en el fondo, es la base del éxito en la vida.

 

 

#DeliveryContent

Influencer Day. ¿Dónde vas a encontrar Branded Content a la medida de la mayor calidad del mercado?

The following two tabs change content below.

Antonio Domingo

Latest posts by Antonio Domingo (see all)